lunes, agosto 21, 2006

• Evocar: la diferencia entre lo leído y "lo masticado".

Me encontraba en el super "haciendo la semana" cuando sin querer, mientras disfrutaba de una lectura gratuita de ligero contenido cómico, escuché una plática entre 2 señoras. Ambas hablaban preocupadas de la falta de imaginación en los niños, provocada por el daño que la televisión y el juego de video les estaba causando. Normalmente tal conversación habría pasado sin trascendencia para mi, pero esto era algo en lo que pensaba desde hace algún tiempo.
-Hay algo de verdad en esa mentira así como también hay mentira en esa verdad.-

Cuando se lee, no solamente agudizamos la ortografía y el vocabulario, suceden también en la cabeza toda una serie de procesos encadenados de captación de ideas, discriminación/organización de hechos y reflexión de pensamientos que dificilmente se dan cuando se realiza otra actividad, (ver fig.1).

Ejemplo práctico.
Cito el caso de las películas donde ocurre lo contrario a lo que en la lectura, cuando uno especta una película, recibe una imagen creada (ya evocada), la persona no tiene nada que imaginar, se lo han dado imaginado, la imagen que vió junto con todos sus simbolismos o semiologias son automáticamente implantadas dado el caso según lo deseado por el director del film , claro que se puede hablar de esto aun así como una situación con capacidad para evocar pero nunca será tan fuerte como en la lectura donde, como ya mencioné, no se hallan referentes externos a los que la imaginación del sujeto pudiera ser susceptible (ver fig.2).

A diferencia del que lee, aquel que ve rara vez filtra el contenido por lo tanto está sujeto e influenciado en sus posteriores pensamientos por las imágenes que en la película vió. (La constelación de estrellas de la imagen corresponde a la M20 más conocida como Trifid Nebula en Sagittarius).
Aunque esa capacidad de evocación difiere enormemente de persona a persona, el poder para hacerlo esta dentro de cada uno. Recuerdo un capítulo de Futurama en particular donde cada quien evocaba mediante el "oloroscopio" lo que su imaginación le permitía.

Lo evocado siempre resultará más gratificante que "lo masticado". Me dí cuenta de esto la primera vez, al abrir la lonchera que utilicé cuando niño, el olor a crayones me evocó/transportó a aquella epoca de juegos infantiles de play-doh que ya no vivía mas y que yacia desde hace algún tiempo en mi cabeza sin que de ninguna otra manera pudiera accesarla, fue ese olor el que activo el recuerdo y evoco en mi una respuesta emocional casi instantanea, tal como ahora sucede con la lectura.

¿Cuánto de lo que recordamos es evocado y cuanto de lo vivido es implantado?

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Precioso artículo, la idea se entiende, espero seguir leyendo algo más de esto, no debemos dejar de pensar por nosotros mismos! cada cabeza debera estar al servicio de cada conciencia de ahí nace la individualidad de cada quien, estamos en contacto.

Fania_V

7:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ahora entiendo tu emoción.

Bnediciones niño.

TE LEO.
angelik.

2:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home